Ayuda espiritual para personas necesitadas- 1

¡Seas bienvenido a este lugar!

Si has llegado hasta aquí,

significa que eres una persona

la cual realmente está necesitada y por lo tanto te invito a que recorras este lugar, es extenso, pero léelo y si querés contactarnos, gustosos atenderemos tu llamado, nuestra dirección está al final,  la respuesta no se tardará.

En la primera parte está escrito el testimonio de mi vida y luego hay distintos enlaces.

¡Nó estás solo, hay alguien que te ama y para el cual eres muy importante!

Historia personal

Mi nombre es Adrián Pablo Bourlón, en este momento tengo 36 años, hoy es el 10 de abril del año2000, fecha en la cual comencé a diseñar este sitio y empecé a esperar que personas como vos pudieran llegar a tomar contacto con mis experiencias de vida y quizás hasta conmigo. Para que me vallas conociendo el de la foto soy yo, espero que no te espantes.

Mi vida desde niño fue bastante buena ya que durante mis primeros 8 años de vida fui hijo único, aparte tenía a 5 personas que satisfacían cualquier necesidad que podía llegar a tener, estas personas eran mi mamá, mi madrina y 3 amigas de mi mamá. A pesar de ser un niño mimado siempre fui bastante conflictivo y caprichoso , lo que me acarreaba bastantes problemas tanto en la escuela como en mi casa, problemas que inevitablemente terminaban con una buena paliza por parte de mi papá.

A los 8 años nace mi tan esperado hermanito, el cual lógicamente requiere de todos los cuidados y atenciones de mi mamá. Poco a poco comencé a odiar a ese intruso que había venido a robarme a mi mamá y el señorío que disfrutaba. Todo esto fue produciendo en mí una rebeldía aún mayor, la cual era casi imposible de dominar, no sirvieron los psicólogos ni nada, era algo realmente terrible, era una situación bastante insostenible la que se había creado.

El domingo 17 de noviembre de 1974 a las 8,45 de la mañana me despido de mi familia, ya que a las 9 debía participar de misa porque yo pertenecía a la Unión Scout Católicos de Argentina, aparente solución que encontraron mis padres para la gran mayoría de mis problemas. Recuerdo que ese día a las 12 en la iglesia se realizaría un gran asado, barbacoa, para reunir fondos destinados a la escuela primaria a la cual asistía, obviamente también de los sacerdotes franciscanos. Buscando a mi familia, ya que íbamos a participar de dicho asado, me encuentra una señora que me pregunta si yo era el hijo de la señora que se había descompuesto en la cocina de la iglesia y le respondí que nó. Sigo con mi búsqueda y me encuentra otra señora la cual me dice que mi mamá se había descompuesto lavando lechuga, para el asado, en la cocina de la iglesia y que me convenía irme a mi casa para ver como estaba. Llorando corrí las 10 cuadras que separaban a la iglesia de mi casa. Cuando llego no había nadie, como no sabía dónde ir, decido esperar. A eso de las 13,30 llega mi papá y me dice: Adrián, vos ya sos un hombrecito..., no lo dejé terminar, empecé a llorar a los gritos, mi mamá se había muerto. Yo tenía 11 años.

Fue en ese momento que mi vida tomó toda la característica de una gran tragedia. Por empezar mi hermano tenía 3 años y yo tenía que cuidarlo, pero afortunadamente para mí y para él, un matrimonio de la iglesia se ofreció a cuidarlo y se lo llevaron a vivir con ellos y nosotros íbamos a visitarlo continuamente.

Recuerdo que cuando vivía mi mamá, mi casa siempre estaba llena de personas, pues ella era una señora muy amable y servicial, aparte tenía muchos conocidos pues ella limpiaba casas para ayudar económicamente a nuestro hogar. En fin, luego de su muerte poco a poco todos se fueron alejando hasta que quedé completamente solo con todas las tareas del hogar. Todo se había convertido en algo demasiado grande para soportar, ya que tuve que aprender de golpe a cocinar, lavar, atender la casa y encima ir a la escuela. Como nunca había realizado ninguna tarea doméstica, era realmente un inútil y por más esfuerzo que ponía nada me salía bien. Mi vida se había convertido en un verdadero caos y en una frustración continua. Todo esto me llevó a una situación de abandono personal, dejé de hacer todo y me dediqué a otras cosas como ser: ver la televisión todo el día, dejar de lavar, dejar de cocinar, en fin dejé de hacer todo. Cuando mi padre venía de trabajar, él hacía todas las cosas.

Recuerdo que una vez tenía hambre y como no sabía que podía comer, robé del supermercado un poco de fiambre y como no me habían descubierto, el robar para comer se convirtió en una práctica habitual.

Mi padre viendo la situación por la que estábamos pasando decide traer a vivir a casa a unos familiares lejanos de él, terrible decisión, ya que estas personas eran muy afectas a tomar grandes cantidades de vino. Se pasaron momentos muy amargos hasta que mi papá les pidió que se fueran cuando el hijo de este matrimonio le robó parte del sueldo. Cuando por fin se fueron le dejaron un hermoso regalo: la afición a la bebida.

Realmente describir aquellos momentos aún hoy me resulta bastante doloroso. Cuando mi papá tomaba siempre surgía el mismo tema: que yo con mi mal comportamiento y con todos los disgustos por los cuales había hecho pasar a mi mamá, había provocado el pico de presión que produjo el derrame cerebral que con otras complicaciones le causó la muerte. Luego de este reproche inevitablemente venía una terrible paliza, cuyos únicos testigos eran invariablemente las paredes manchadas con mi sangre y el piso sucio con mi orina, luego se dormía. Viene a mi memoria que una vez, luego de una paliza, yo me acerqué a la cama donde dormía, levanté el cuchillo que tenía en mi mano, pero no pude descargar el golpe, a pesar de todo él era mi papá y yo realmente creía que era culpable de la muerte de mi mamá y que me merecía lo que me estaba pasando.

Después de unos meses mi papá cae en un terrible pozo depresivo e intenta suicidarse en el trabajo, termina internado en un psiquiátrico. Yo todavía no había cumplido los 12 años.

Luego de estar internado por unos meses deciden darle el alta médica, entonces regresa a mi casa, pasamos unos meses bastantes tranquilos hasta que se reincorpora al trabajo, poco a poco su depresión se fue cambiando a un estado de excitación cada vez mayor. Regresan las palizas pero esta vez más violentas, tanto así que en dos ocasiones trató de matarme.

La primera ocasión fue cuando rompiendo una puerta con vidrio repartido, tras la cual yo me estaba parapetando tratando que no me pegara, intenta pegarme usando la madera divisoria, la cual estaba llena de pedazos de vidrio, como si fuera un hacha. La segunda vez me disparó un tiro que me pasó entre 5 a 10 centímetros de mi cabeza. Luego de esto comenzó con un delirio de persecución lo que le hizo convertir la casa en un búnker, tardé como tres días para convencerlo de que no había peligro y que tenía que recurrir a buscar ayuda al médico. Cuando por fin fuimos al psiquiatra automáticamente quedó internado, esta fue la segunda de las once internaciones que tuvo.

Como estaba solo nuevamente volví a las andadas, pero con el agravante que aproveché todo el vino y el licor que había en casa. No me volví un borracho perdido pero andaba más o menos cerca de ello. Para este entonces tenía 13 años y a duras penas terminé mi educación primaria. Cuando mi papá salió de estar internado, nuevamente empezaron las peleas, una vez me tomó por el cuello y me estaba asfixiando, en ese momento le saqué los anteojos y le pegué una fuerte trompada y un empujón que lo tiraron al piso, eso me dio suficiente tiempo como para salir corriendo. Estuve todo el resto del día encaramado en la copa de un pino que estaba en la iglesia en donde yo iba a los Scout. Como no tenía acceso a bebida para pasar por aquel trance compré mis primeros cigarrillos.

Tengo que aclararte que me sentía terriblemente mal pues le había pegado a mi papá, le había pegado a quien me había dado la vida y a quien yo quería y para colmo creía que era mi culpa que estuviera pasando por todo eso, porque yo había matado a mi mamá. Con esto había caído en el fondo del hoyo: tomaba, fumaba y me había convertido en un ladrón. Iba a cumplir 14 años.

El primer año de la escuela secundaria fue bastante complicado, casi repito. Fue por ese entonces que aparece una chica la cual poco a poco me va sacando del pozo y me ayuda a cambiar mi vida. Dejo de tomar, de fumar, de robar, me aplico en el estudio, todo por ella. Obviamente estaba enamorado. Esta relación me ayudó a soportar todo el desastre que seguía pasando en mi casa, ya que mi papá continuó igual o tal vez peor, ya que en las últimas internaciones tuvo que intervenir la policía por las distintas denuncias realizadas por los vecinos. Realmente por ese tiempo lo único que me importaba era cumplir la promesa de llegar a ser el mejor, promesa que le había hecho a esta chica. Estaba completamente aferrado a ella a pesar de que era 2 años mayor. Cumplí mi promesa: me recibí como técnico en electrónica, fui abanderado de la escuela por mejor promedio anual en quinto año (9,11) e iba en camino de ser medalla al mejor promedio en sexto año (el último de mis estudios).

Yo había puesto toda mis esperanzas en esta chica, yo realmente quería formar una familia. Quería apartarme de todo lo que pasaba en mi hogar, encontrar un lugar en donde ser feliz, compartir amor y no golpes.

A los primeros días del mes de octubre de 1982, estando cerca de cumplir 19 años y a menos de un mes y medio de recibirme, ella decide romper nuestro noviazgo de casi cinco años porque había conocido a otra persona. En ese momento todo se me derrumbó, el único apoyo y sostén de mi vida se había perdido. Tantos años de esfuerzos, de esperanzas, de luchar por un futuro y todo para nada. Esta situación junto con todo lo que había vivido desde que murió mi mamá, determinaron en mí el deseo de no vivir más.

El 12 de octubre luego de tomar varias pastillas del tratamiento psiquiátrico de mi papá me corto las venas de ambas muñecas y el brazo derecho. Termino internado en el Hospital de Morón provincia de Buenos Aires de la República Argentina. Luego de salir del hospital me reincorporo a la escuela, no porque me interesara sino porque no quería estar en mi casa, realmente no le di importancia al estudio ya que faltaba un mes para terminar y, aún así, fui medalla al mejor promedio.

Algo se había muerto dentro de mí y, sin embargo, algo también había nacido.

Había nacido el más profundo desamor y odio hacia todas las cosas. Realmente perdí el amor hacia todas las cosas que me rodeaban. En diciembre de ese año (1982) encuentro la forma de canalizar el odio que tenía: ingreso a un partido político de izquierda, descargando toda mi bronca en las revueltas callejeras durante cada manifestación que se realizaba en contra de la ya agotada dictadura militar que gobernó mi país desde 1976 hasta 1983. Luego de llegada la democracia, la emprendimos contra el gobierno de turno.

Yo realmente estaba tan vacío por dentro que no me importaba que pasara conmigo, será por este desinterés por mi persona que cada vez realizaba tareas más comprometidas y de más alto riesgo. De estas cosas obviamente no te puedo contar demasiado, pero sí te puedo decir que yo siempre decía que si me tocaba morir me llevaría a varios fascistas conmigo.

Para todo este tiempo yo no trabajaba, me había convertido en un vago viviendo pura y exclusivamente de la jubilación de mi papá, este era el castigo que yo le imponía por tantos años de sufrimientos. El vacío interior que tenía iba creciendo cada vez más, solía tener grandes pero grandes borracheras, fumaba en cantidades altamente excesivas, militaba muchas horas, pero nada podía llenar ese vacío tan grande y profundo que había en mi interior.

Por aquellos entonces conozco una chica por la cual sentí algo especial, pero como nó resultó, toda mi frustración surgió nuevamente y renace en mí el deseo de no vivir más.

En esta ocasión realmente había llegado al fondo verdadero del hoyo. Yo que era capaz de hacer montones de cosas, era poderoso en mí opinión, pero ya no podía más con mi vida. Resurgieron en mi memoria todos los acontecimientos de mi niñez, todos los odios, los desprecios, las frustraciones a lo largo de toda mi vida. Tomaba mucho, fumaba 5 paquetes de cigarrillos por día, estaba con un estado de depresión total. Estando en ese estado llega a mi casa la hermana de un amigo de mi hermano. Nuestro primer encuentro no fue muy cordial, es más, fue bastante desagradable, había dentro de mí algo que la rechazaba por completo. Las veces siguientes que vino a verme empezamos a hablar de política y de muchas otras cosas, entre ellas...

¡El mensaje que ayudó a cambiar mi vida!

Todavía yo en el fondo de mi ser la rechazaba y buscaba cualquier ocasión para refutarla ó para herir sus sentimientos. Por un lado la rechazaba y por el otro sus palabras me infundían aliento. ¡Todo en mí era tan contradictorio, había tantos sentimientos que iban en tantas direcciones... mi vida era un desastre!.

Querido amigo ó amiga, si has llegado hasta este punto te pido que no cierres tu corazón cuando leas lo que viene. Tal vez te has sentido identificado con algo de lo que has leído, a pesar de que hay muchísimas cosas que no he contado. Quizás estés pasando por algo similar, no te cierres. ¡Como yo encontré la salida vos también podés!.

En las charlas que teníamos, ella me explicaba que comprendía por lo que yo estaba pasando y todos los sentimientos amargos que llenaban mi corazón. Ella escuchaba pero nó se ponía en la posición de maestra, me dijo que la única salida que yo tenía era acercarme a Jesús, el Hijo de Dios.

Yo la rechacé de plano, diciéndole que ya había tenido experiencias religiosas en la escuela católica y que estaba defraudado de los curas y que también había asistido varias veces a una escuela bíblica y que con todo lo que me había pasado, había dejado de creer en la existencia de un Dios.

Ella me dijo que los que me habían defraudado eran los hombres, nada más que los hombres.

Me dijo que realmente le diera la oportunidad a Dios, para demostrar Su grandeza y Su misericordia, que entregara mi vida a Jesús y entonces vería la Gloria de Dios. Que abriera mi corazón delante de la Presencia del Señor, reconociendo que necesitaba su ayuda, reconociendo que ya no podía más con todo lo que me estaba pasando, reconociendo que había vivido mal durante todo este tiempo y que Le pidiera perdón por todas las cosas malas que había hecho, que Le pida perdón por mis pecados.

Me dijo que las personas me podrían ayudar ,pero el que realmente siempre estaría allí sería El Señor, que nunca me abandonaría, que Él era fiel y verdadero, que Él era el único y que me amaba como nadie nunca me había amado. Que estaba esperando que yo me vuelva a Él, que sanaría mi corazón y mis heridas.

Aún no muy convencido, un día domingo 3 de mayo de 1987 la acompaño a la Iglesia Manantial De Vida en Cristo Jesús, cuyos Pastores eran por ese entonces mis muy amados Eduardo Roselli y Laura Modesta Sánchez de Roselli, dicha Iglesia pertenecía a A.L.I.D.D. (Asociación la Iglesia de Dios, liderada por el también muy amado Obispo Gabriel Osvaldo Vaccaro).

Durante el culto me sentí bastante extraño, me sentía muy intranquilo, quería salir corriendo. Me sentía observado por todos, acorralado, pero Graciela me había dicho que no mirara a nadie, que no pensara en otra cosa que en mi necesidad y que Dios era el único que me podía ayudar. Casi al finalizar la reunión, se invitó a que las personas que tenían alguna necesidad pasaran al frente, que se oraría por ellas. Graciela me dijo que ahora era mi turno, que presentara lo que necesitaba, que Dios iba a contestar.

En ese momento dentro de mi cabeza se agolparon un montón de pensamientos, ¿Qué pedir?, ¿Por donde empezar?, eran tantas cosas, quería salir corriendo pero no podía porque Graciela estaba detrás de mí y suavemente me estaba empujando hacia adelante. Cuando llego y me paro delante de la Pastora, empiezo a temblar, tenía un nudo en mi garganta... ella me pregunta qué es lo que necesitaba, yo no podía hablar, empiezo a llorar amargamente, no me podía contener, viene también el Pastor y empiezan a orar por mí, mi llanto aumentaba, temblaba aún más, en ese momento apenas pude susurrar solamente dos palabras...

¡ayudame Dios!.

En ese momento siento que se me aflojan las piernas y caigo al suelo. Yo estaba consiente, los Pastores no me estaban ni me habían tocado, ¿Qué era lo que estaba pasando?, en el suelo siento como si se me abriera el pecho y algo que sale, una masa indefinida, pero realmente siento que sale y luego comienzo a sentir que algo comienza a entrar por el mismo lugar, era algo cálido, hermoso, a medida que entraba en mi pecho iba sintiendo como me llenaba una paz, una tranquilidad, una quietud como nunca antes había sentido.

Estuve varios minutos en el piso sintiendo y respirando esa paz que no se puede describir con palabras.

Durante tantos años mi vida fue un caos total y ahora me sentía tan bien.

Me ayudan a levantarme y termina el culto, durante la semana siguiente hablé mucho con Graciela sobre lo que me había pasado. Yo que era un acérrimo ateo, materialista y que en lo único que creía era en las armas, no tuve más remedio que reconocer la existencia de una Fuerza Espiritual Superior.

A través de esta experiencia llegué al convencimiento de la existencia de Dios. El próximo domingo, 10 de mayo de 1987, entrego mi vida a Dios y reconozco a Jesús como mi único Salvador.

Han pasado 13 años desde aquel momento, me ha tocado pasar por muchas situaciones muy malas y muy amargas, pero no me arrepiento de haber aceptado a Jesús, fue lo más maravilloso que pudo haber pasado en mi vida.

Él nunca me abandonó en ninguna necesidad, gracias a Él tengo todo lo que una persona puede desear, primeramente en la parte espiritual y luego también en lo material. Pero sobre todas las cosas El Señor me ha dado una hermosa familia. Tengo una esposa que me ha acompañado en todo momento y que es mi segundo sostén en la vida y una excelente hija que a pesar de sus berrinches también es lo mejor que me ha pasado.

Estoy realmente agradecido a Dios que en su misericordia halla puesto sus ojos sobre este pobre despojo humano que era yo antes de conocerlo.

Estoy realmente agradecido a Dios por haber cambiado mi vida, por haberme dado una segunda oportunidad.

Estoy realmente agradecido al Señor por haber llevado a Graciela, hasta la puerta de mi casa para hablarme acerca de nuestro Señor Jesús y por habérmela dado por esposa.

Estoy realmente agradecido por la hija que tengo y por todos los hermanos que han dejado su huella en mi vida y muy especialmente a mis Pastores y al Obispo.

Antes de mostrarte la foto de mi esposa y de mi hija, tengo lo último para decirte...

Muchas veces nos sentimos solos, sin salida, en el pozo más profundo y es que realmente lo estás.

¿Pero sabés una cosa?.

La verdadera salida está entregando todos tus problemas, ansiedades, toda tu vida a Jesús. Él no es un tirano, Él no te oprime ni se burla de vos, Él llora con vos, Él sufre cuando te pasa algo, Él te está llamando, Él está esperando que con todo tu corazón le digas...¡ayúdame Jesús, te necesito!.

Él es el único camino verdadero para llegar a Dios el Padre y para obtener la vida eterna luego de este mundo.

Hay muchos caminos alternativos que te pueden ofrecer soluciones a tus problemas e inclusive llegar a solucionarlos, pero esto es únicamente momentáneo, recuerda que el único camino es Jesús.

No te fijes en los hombres, fíjate únicamente en Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios.

Humildemente te invito a que entregues tu vida a Jesús, puedes contactarnos por la dirección de correo tanto a mi esposa como a mí, estaremos gustosos de conocerte.

Por lo que te he contado puedes ver que he pasado por muchas situaciones y que podemos comprender cualquier problema ó necesidad, pero recuerda que el único todopoderoso y el que realmente tiene todo el poder y autoridad es Cristo Jesús.

Pero si nó querés entregarte y aún querés contactarnos, por cualquier duda ó mayor información, serás recibido con todo el amor cristiano de un matrimonio evangélico pentecostal. 

 

ACTUALIZACIÓN 2004

 

Una de las cosas que quiero aclarar es que mi papá luego de 12 internaciones psiquiátricas y de todo lo que pasó, cosa que conté más arriba, en el año 1988 acepta también al Señor Jesús como su Salvador personal, convirtiéndose así en un hijo de Dios y desde ese momento se acabaron la internaciones psiquiátricas, que para ese entonces contabilizaba 12 en su haber.

Si mi vida fue un infierno, la suya no lo fue menos.

Una de las cosas que también hizo el Señor fue limpiar mi vida de todos los rencores y crear un amor muy grande hacia él a pesar de que jamás pude tener una relación muy estrecha como hubiera querido y deseado.

Ahora quiero agradecer la fidelidad de Dios, pues él partió hacia Sus brazos el 1º de noviembre de este año, a la edad de 75 años.  Ya descansa de todos sus sufrimientos, ahora me toca a mí seguir la carrera para alcanzar la corona de vida que él ya tiene.

Hechos 16:31

Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tu y tu casa.

ACTUALIZACION 2009

 

Después de tantos años de idas y venidas, lo único que puedo manifestar es la misericordia y el amor de Dios para conmigo y los míos. Volviendo un poco para atrás en el tiempo recuerdo cuando fui nombrado Pastor y los comienzos de la obra. Muchos sinsabores hemos tenido junto a mi esposa tanto aún con algunos  Hermanos, en fin, ha sido un gusto y un placer compartir con muchos buenos hermanos tanto en las buenas como en las malas y despedirlos con un hasta luego al pie de sus sepulturas, con un llanto atravesado en la garganta. Hermanos que mostraron tanta enteresa y valentía que han marcado mi vida con una MARCA INDELEBLE.

Otro gran gozo fue cuando realice la ceremonia de casamiento de mi hija allá por octubre el 2007 y el nacimiento de mi nieta en septiembre del 2008.

Actualmente estamos dirigiendo junto a mi esposa un plan de prevención de adicciones, violencia y abuso de menores por las escuelas secundarias de la zona en donde vivimos.

si queres saber de que se trata entra en

www.galeon.com/programanoterindas

 

 

GRACIELA GISELA

GRACIELA O ADRIÁN

 

 

Leer mi libro de visitas Firmar mi libro de visitas

A partir de aquí tienes distintos enlaces para visitar.

SI QUIERES ACEPTAR A JESÚS

ESTUDIOS BIBLICOS

PREDICACIONES

DONACIONES ( Ayúdanos a crecer )

PASTOR ONÉSIMO (LINKS CRISTIANOS)

EL PRINCIPIO DEL FIN

GOLPE SÚBITO (Para jóvenes)

PAGINA DE INICIO

PRINCIPIO

ERES EL VISITANTE


FastCounter by bCentral
::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com

Submit Free to ExactSeek